In Motion Tour


First Spin

The stage is full of spinning objects and it spins itself too. As the first spin goes on “Paradise” by Tove Lo starts playing on the speakers with a live band center stage. Neon lights start flashing as Cascada’s “Reason” blasts in next. The europop  reign won’t sop this time around when Calvin Harris and HAIM join short after with “Pray To God”. The song ends with the blackout and spinning of the stage.

Second Spin

Lights of several colors flash intermittently as dancers emerge sitting on a huge balloon  while Kelly Clarkson’s “War Paint” starts playing. More balloons pop up and start exploding bursting paint all over the place. A group of robots start cleaning the mess as RuPaul’s “I Blame You” plays with a video of the queen on the screen. When the robots are done cleaning the band emerges once again to the beat of Marina’s “Forget”, and when they conclude the song the lights go out and the stage starts spinning again.

Third Spin

A ray of light illuminates the only thing on the stage: a pedestal microphone. The screen shows some videos of different people sharing stories of bullying and home abuse. Dancers then start performing for Kelly’s “Invincible”. Fireworks and explosions mark the end of the song as the beat for Shania Twain’s “That Don’t Impress Me Much” turns the stage into a dessert and the screen shows clips from the music video. An oasis appears in the middle of the stage, as the lights dim and the night takes on the screen for the performance of Madonna’s “Holy Water” with nuns and priests dancing to it. At the end of the song the stage spins.

Fourth Spin

As the stage spins and the lights go on, we see the same nuns still on stage before all of them start stripping as Jinxz Monsoon’s “Ladies In Drag” is being performed. When the number ends the band comes back to stage to begin “Bad Reputation” by Kelly Clarkson. As the song ends a piano is introduced slowly to the scene so Marion Raven’s “Better Than This” can begin. When the dancers fro the number end their choreo the lights go out and the stage spins once more.

Fifth Spin

A convertible car enters slowly as “Blue” by Marina and the Diamonds is played by the band. At the end of the performance a video on the screen shows how the car wrecks in an accident and everything goes to black and white as “Savages” also by Marina starts playing.

Cops arrive to the scene and arrest the drivers. The screen shows them entering to jail and being processed. “Good Goes The Bye” plays as the story of one of them is explored on stage. At the end of the performance a shot is fired and the lights go out. The stage spins again.

Sixth Spin

The band rest at the back of the stage as two chairs are placed center-stage for one guitar player and a singer. Both start playing “Rebel Heart” by Madonna and after that they perform Kelly Clarkson’s “Nostalgic” joined by the rest of the band. The screen shows up what happened to the other guy back at jail. When the video ends the lights go out and the stage spins for the last time.


Cameras are flashing as a bombshell takes the stage to perform Marie Serneholt’s “That’s The Way My Heart Goes” as the final number of the show. At the end of the song all the dances come to stage to bow and the lights go out.

Crowded Tour


Act I

“The stage isn’t very big so the performer can be near the audience and connect in a deeper level with them. This is a story about love and the risks of it”. Those words are heard on speakers as Marion appears in front of a big lamp that casts her shadow. The band rises slowly and start playing the intro (“Kicks In”). During the performance hanging lamps descend from the ceiling until the first song ends, in that moment they will start swinging as Marion walks by them (“Sweet”).

The screen behind the band starts flashing and some clips of boys undressing start playing as the show continues with two dancers performing a sultry routine around Marion (“Crave”). When the screen goes off, the dancers disappear and Marion lies on the ground when the next song starts playing (“Immortal”) and she rises and reaches the screen where old footage of herself plays on loop.

The lights go out again, and the dancers enter the stage to light up some candles. A phone starts ringing and Marion enters to answer it (“Yours”). When the conversation is over, she goes near the first row of the audience and starts talking about life, love and other drugs just to finish the first act (“Happy”).

Act II

While on blackout the adagio starts playing for several minutes as the stage transforms into an apartment. Two dancers walk up and down searching for someone in the crowd. Suddenly one of them pulls out a gun and shoots into the darkness as Marion starts singing (“I Lied”). When the song ends, one person appears tied up to a chair, Marion stands behind it and looks into the audience as the person stops fighting the pain and surrenders to death (“The Crying Game”). The lights go out.

The furniture from the apartment disappears so  a giant piano can fit the stage, Marion sitting on it (“Grand Piano”). When the ballad ends, members of the band approach playing guitars and ukuleles. Marion begins to freak out and breaks the instruments and smashes the piano (“Out Of Mind”). Pretended windows are set up as the rain begins pouring, while Marion sings (“Today The Sun’s On Us”). Then Marion smashes the windows and falls to the ground crying out for help as the dancers perform (“I’m A Ruin”) to close the act.


The screen shows some people telling stories about their childhood and difficult teenage years (“Moments”). The apartment is set up again but with different and more mature furniture. An older Marion enters the place and stares at the ringing telephone. A man starts talking to leave a message for Marion, who ignores it and starts singing in front of the windows as snow falls (“Happy New Year”).

Marion goes out for a drink as the stage transforms into a bar and the bartender starts pouring drinks.  A very intoxicated Marion walks to a man and punches him in the face on repeated occasions  (“Over”). The police appears and gets Marion out of there. As she’s arrested and put inside a police car the man who was hit appears with another woman of his arm and starts shouting at Marion (“Goodbye My Love”).

Everyone disappears and Marion stays at the center of the stage under a ray of light. A voice starts repeating

This is a story of love and the risks of it

                                    as the policemen approach to Marion and release her from the handcuffs. She starts singing “Giants” as several people emerge from behind the light and grab hands with her. At the end it is revealed that Marion ended up in jail for hitting the man to death.

Moving Bodies Tour


Act I

Lights go on and a big circle appears at the center of the stage. It starts spinning until Tove appears to start the show dancing with the flying circle (“Vanilla Chocolat”). By the end of the song the circle descends and several dancers show up to perform on bicycles while transporting Tove from one point of the stage to another (“In Your Eyes”) till they reach an abandoned building, where they start playing paint gotcha (“My Gun”). When one team has won the competition, they storm out the building and on their way to the beach they hit the showers to clean up the paint (“Be My Lover”). As they reach the beach, some bodyguards join them to close up the act in a colorful performance (“Froot”) before the stage goes dark.

Act II

As the lights come back the stage transforms into a skateboard arena where Tove dances with younger versions of herself (“Like ‘Em Young”). When the song fades, all the dancers ride their way to a school building, where everybody is dressing in one of the iconic costumes of Britney Spears’ videos (“Talking Body”). The group runs thru the place and enters a theater, where Tove performs with blankets (“Touch Me”). As the performance ends, security guards rush into the place and start chasing the dancers, while Tove hides from them and escapes the school (“Little Lies”).


Walking down the street Tove remembers past friends who are no longer trustworthy (“Don’t Let Me Know”) and others who passed away (“Happy”).  She catches up with the dancers that escaped the police and they head to a nightclub where she faces an ex-boyfriend (“Lift Me Up”) who wasn’t very kind to her back in the day, but claims to be a better person now, so Tove decides to give him another chance. They hang around a little before Tove takes the center stage at the club (“Reach For Me”) and after that they leave the place as the sun rises with a rendition that closes the act (“Baby Don’t Lie”).

Act IV

Tove and her friends climb a building to reach the heliport and jump with parachutes in a way to express personal freedom (“Heartbeat Song”). Once they descends to the ground, Tove and her boyfriend start flirting a little (“More Than Friends”) before a marching band blocks their way (“Uptown Funk”) and they decide to join them and start a party (“Run On Love”). As the encore begins all the dancers emerge from the ground with the various outfits worn during the concert to dance in the final performance (“Beg For It”).

En la obscuridad

Miré a Ana, tan fría y calmada. Tan distinta a como era cuando nos conocimos años atrás. Para mi todo había acabado, ya no tenía nada que perder, no había manera de salir del hotel con vida. No con tantos fulanos al asecho. No con Ana en ese estado de violencia. Se acercó a Alicia y sonrió al observar su cuerpo pálido, inmóvil, sin vida. Levantó su arma, apuntó a la cabeza y disparó contra el cadáver. La cabeza explotó levemente y la sangre comenzó a bajar por su rostro y cuello. Atrás quedó el color amarillento de su piel, pues ahora se marcaba un rastro que bajaba por su figura hasta el suelo. Atrás quedó su imagen viva, apuntándome con un arma, amarrada a un poste en el granero o trastornada por una meta imposible.

– Quiero saber por qué -dije levemente- qué es lo que esta persona hizo para terminar  muerta en medio de la nada. Lejos de la ayuda…

– Mira, no fue mi culpa que se muriera- contestó Ana- fue tu amiga la que le disparó, ¿no? Yo sólo quería torturarla. Divertirme un poco con su sufrimiento, que sintiera todo lo que yo tuve que pasar gracias a su hermana. No es que importe mucho, sobre todo ahora, pero ya que insistes llevarte esto a la tumba. Cuando me enteré que Jerry me dejaría fuera de todos los millones que heredaría con Camila, me decidí a buscarla para hablar con ella, de mujer a mujer. Tal vez pensé que podría persuadirla a alejarse o hacerle ver que ese hombre era basura. Pero la muy idiota no me creyó, por supuesto. Estaba demasiado encantada con Jerry, por lo que tuve que llevármela a dar un paseo-.

– Alguien le dio el pitazo a Jerry y tuve que apresurar todo. Obligué a la idiota a convencer a su familia de pasar unas agradables vacaciones en Sagne Ville. Fue demasiado fácil. Su madre y padre llegaron convencidos que su hija les anunciaría su boda con Jerry. Pero este cabrón logró contactar a Alicia y se sinceró con ella. En este punto pensé que ya no tendría que hacer nada y que ella misma acabaría con él, pero no contaba con que Alicia siempre envidió a su hermana y se enamoró de Jerry sólo por ser el nuevo juguete de Camila. Por mero capricho. Y yo ya no podía aguantar tantas pendejadas-.

– Cuando llegué aquí hice un trato con esta gente y les aseguré muchas personas para sus trabajos sucios. Les dejé a Camila como enganche y prometieron hacer todo lo que les dijera. Claro, al principio se rehusaron, pero cuando conocí la historia de la tal Agnes todo fue más sencillo. La vieja tenía todos los terrenos llenos de cadáveres de extranjeros y gente non grata, por lo que guardar su secreto no sería nada fácil. Los habitantes se revelaron un día y la asesinaron a sangre fría, después de lo buena que ella había sido con ellos al darles un hogar. Años después las razas comenzaron a mezclarse y las personas dejaron de ser taradas, evidentemente. Los fondos desaparecieron con el tiempo y tuvieron que buscar una mejor zona para vivir. La villa se fue vaciando y los que se quedaron la pasaron muy mal hasta que comenzaron a asaltar, violar y vender como carne a los visitantes.

– Son personas desesperadas, abandonadas. Pero claro que no sabrías de qué es capaz alguien solo y traicionado. Se quedaron varados, sin otro lugar al que llamar hogar. Ceden ante lo que sea y siguen a quien muestre algo de liderazgo. Son como cachorros, cachorros de lobo, listos para atacar cuando se les indique. Así que no creas que no dudaré en usarlos para acabar contigo sin intentas algo, lo que sea para escapar.


Ana terminó un cigarro tras otro mientras contaba lo sucedido durante las últimas semanas. No pude sino pensar en el momento que miré la nota en la que Jerry dejó la pista para llegar al Hotel Agnes y acabar con una venganza de un amor de verano que pasó a la siguiente estación, pero que sí nos amarró de manos y pies y nos arrastró por las escaleras del edificio, a través del vestíbulo, junto a las repisas y estufas de la cocina, por una puerta hacia las bodegas, poco a poco a lo largo de un pasillo y al final hacia el frío y maloliente sótano del castillo que en ese momento se mostraba como un lugar de reposo, pero que en sus entrañas albergaba decenas de jaulas metálicas con cuerpos temblorosos, desnudos y sangrientos.

Los hombres nos arrastraron hacia el final del cuarto, mientras los demás prisioneros se retorcían de dolor, murmuraban, gritaban y se quejaban, maldiciendo a nuestros captores. Ellos eran nuestra voz en ese momento. Ellos sabían lo que iba a pasarnos. Ellos habían sufrido lo que nosotros sufriríamos. Ellos se volvieron nuestros compañeros de celda en el momento que Ana terminó el relato y dijo al cantinero y a su ayudante “llévenselos”. Los hombres botaron a Jerry en una jaula, me tiraron en la siguiente, colocaron candados y luego desaparecieron tras la puerta que cerró con un gran estruendo.

 Pensé en la noche que dejó tan confundido a Don Rodrigo, en las llamadas que hice para investigar el lugar en el que me encontraba cautivo, la repentina aparición de Ana, los cuerpos amarrados que después me amarrarían a mí, los disparos, los autos, los documentos y la fotografías de la familia de Camila y Alicia. Pensé en Marcia, en su cuerpo cubierto por unos cuantos trapos a merced de estas personas enfermas. Pensé en Jerry. Pensé en mí. Atados de manos y pies, sangrando, con nuestra fuerza mermada y la esperanza destrozada, quedamos tumbados en las frías jaulas a la espera de nuestro destino, acompañados de la misma muerte, solos y en la obscuridad.

Y así será

Me quedé helado. Simplemente no daba crédito a lo que acababa de suceder. Miré a Ana, tan fría y calmada. Miré el lugar donde hacía momentos se encontraba parada la mujer que me acompañó hasta este infierno. Me acerqué a la ventana y miré hacia abajo. Allá, cinco pisos abajo se encontraba el cuerpo de Marcia, sobre el pavimento y a su alrededor comenzaba a formarse un charco de sangre. Perdí toda noción de la realidad, pues parecía un sueño, un muy mal sueño. Di media vuelta y corrí fuera del cuarto, por el pasillo hacia las escaleras, hasta el lobby, por la puerta principal y finalmente llegué junto al cuerpo malherido.

Me tiré al suelo llorando y pidiéndole a Marcia que aguantara, aunque sabía que no había nada que hacer: no había doctores ni centros médicos cerca, después de que una bala la impactara y que su cuerpo se estrellara contra el pavimento era cuestión de momentos para que su organismo colapsara. La mujer que conocí durante años se transformó ante mi en los últimos días  y tal vez no presté mucha atención.

Toqué su mano y ella volteó la mirada hacia mi y sonrió. Así era ella, incluso en la muerte: fuerte y sorprendente. Movió su mano hacia mi rostro y dijo:

– Discúlpame. Para mi es muy tarde, pero tú aún puedes escapar de este lugar. Si ellos despiertan, ya no habrá  lugar seguro.

Su voz era lenta y muy baja, pero todo se había quedado en silencio. Podía escuchar mi agitada respiración que contrastaba con la tranquilidad de la villa. Era increíble el momento en el que llegó la tranquilidad que tanto pedí, pero que ya no quería. Y todo hizo click. No por el sonido de un arma, ni el crujir del granero o los muebles del hotel, sino porque durante todo el tiempo que estuve ahí nunca quise darme cuenta que me encontraba ahí por una razón que no era casualidad.

La misión de Marcia era llevarme hasta la villa, lograr que Ana llegara en el momento preciso, confrontara a Jerry, que se supiera la verdad sobre Alicia, Camila y su familia y entonces con todo resulto me tocaba a mi contar la historia. Mi misión era hacer que cada sacrificio valiera la pena. Desde los más mínimos hasta los más grandes y trascendentales. Si mi turno ya había comenzado, era momento de mover las piezas para terminar el juego.

– Gracias, amiga. Todo saldrá bien -le dije mientras ella me sonreía y cuando cerró los ojos, esperé lo peor. Me levanté y corrí hacia su camioneta, saqué algunas prendas y cubrí su cuerpo inmóvil con ellas. Me despedí por última vez y regresé al interior del hotel.

Todo me parecía más sombrío, como si el amanecer y su brillo se quedara por fuera de las ventanas, como si no quisiera entrar a este lugar despiadado. Crucé el lobby y llegué a la cocina, busqué en los cajones algún utensilio filoso y me encontré con que todos los cubiertos habían sido asaltados ya por alguien. No me quedó más que buscar un sustituto en otras repisas. Cuando conseguí un picahielos me sentí lo bastante seguro como para volver a la habitación.

Subí lenta y cuidadosamente las escaleras por si algún muerto decidía revivir para sorprenderme. Al llegar al cuarto piso crucé el pasillo y me acerqué a la puerta entreabierta, escuché un momento y el silencio reinaba también adentro, por lo que me decidí a seguir mi camino. Abrí completamente la puerta y ahí estaba Ana, parada junto al agujero que una vez fue una ventana y por el cual había arrojado minutos antes a Marcia. Cuando me miró noté que la satisfacción había dejado su rostro y seguramente su cuerpo y su mente buscaban una nueva emoción que involucrara el sufrimiento de los otros dos cuerpo que seguían inconscientes pero con vida en la habitación.

– Lamento lo de tu amiga, pero creo que lograron despedirse, ¿no? -dijo Ana mientras guardaba su arma y levantaba el machete del suelo-. Tarde o temprano tendría que pasar, pero no pensé que la ocasión llegaría así, tan fácil.

– Por favor, no sigas -respondí- ya no importa lo que ocurrió, ahora debemos concentrarnos en lo que haremos con ellos y los cuerpos de abajo…

– ¿Haremos? Lo único que haremos será dejar todo esto como está y desaparecer por la carretera… estoy segura que pasarán días antes de que alguien venga y se dé cuenta de este desastre. Este pueblo está más muerto que… bueno… todos ellos -señaló a los hermanos, enterró el machete en el buró y luego se acercó al cuerpo de Jerry- pero ya es hora que mi querido despierte.

Observé el cuarto en busca de otra arma que Ana quisiera usar en mi contra. No estaba de acuerdo con su actitud, ni con sus actos y mucho menos con lo que quería hacer para escapar de la justicia. Pero en esos momentos la palabra justicia no me resolvería absolutamente nada. Si lo hacía con cuidado podría llegar hasta el machete y defenderme de un ataque directo, pero si ella decidía usar su pistola, estaría perdido. Necesitaba encontrar el arma de Alicia.

– ¿Quieres que te ayude con Jerry o prefieres que mueva el cuerpo de la otra? -pregunté, Ana me miró y alzó los hombros. En el mundo cotidiano sabía lo que eso significaba, pero en una situación así no estaba muy seguro-.

Volvió su atención al cuerpo de Jerry y comenzó a darle descargas eléctricas con un pequeño aparato negro. El hombre se movía de pronto, a manera de convulsiones, pero Ana no se detenía. De pronto una mujer entró por la puerta y mi primer instinto fue sacar mi arma oculta para defenderme de un posible ataque. Al observarla mejor me di cuenta que era la misma que me pidió que quitara mis maletas del vestíbulo. Ana se sorprendió también, pero sólo un momento, pues pasó de ver a la mujer a mirar mi picahielos y nuevamente a la mujer.

– Martina, por Dios, ya era hora. Necesito que saquen de aquí esos cuerpos -dijo Ana a la mujer que resultó ser otro de los cuerpos que dejamos en el primer piso-. Qué pena por esos dos, a la chica pueden hacerle lo que quieran y a la muerta de afuera dispónganla lo más rápido posible -ante la sorpresa de la mujer frente a mí, Ana sonrió y le dijo- por él no te preocupes, es inofensivo.

Ana conocía a estas personas, y ellas la obedecían. Mi situación se complicaba. Martina bajó la guardia y se acercó a los hermanos muertos, los envolvió con las sábanas de la cama y, con una fuerza sorprendente, los sacó al pasillo. Acto seguido volvió a la habitación en dirección al cuerpo de Alicia. Era mi oportunidad, tenía que apoderarme del arma si quería salir de ahí con vida.

Guardé mi arma improvisada y me acerqué a Alicia, le dije a la señora que yo me encargaría del cuerpo, a lo que ella respondió empujándome. Ahora sí quería hacer su trabajo. Retrocedí dos pasos y cuando volví a mi balance saqué el picahielos y se lo clavé en el ojo derecho. Martina comenzó a gritar de dolor. Rápidamente le arranqué el arma y la clavé en su otro ojo. Con la mujer ciega, me volví hacia el buró, arranqué el machete y di la vuelta justo en el momento en el que Ana se ponía frente a mí.


Sentí miedo, mucho miedo. De pronto dejaba todo lo que conocía, todo lo que un día quise, todo lo que me llenó de alegría y me encontraba en un lugar triste y sin sentido. Había llegado a esa villa sin saber a lo que me iba a enfrentar y me había dado cuenta muy tarde de mi misión. Ni siquiera el machete en mi mano me salvaría de la bala fugaz que Ana podría colocar dentro de mi cráneo en segundos. Pensé en Marcia, en lo trágico de su muerte y en que no podría vengarla. Pensé en el inconsciente Jerry, en lo que sentiría al despertar y encontrarse con su novia en tal estado. Sentí miedo, mucho miedo. Pero tan pronto como lo sentí desapareció, justo cuando escuché las siguientes dos palabras:


Arrojé mi cuerpo pecho a tierra lo más rápido que pude cuando vi a Jerry levantarse de entre los muertos con arma en mano y ojos de venganza. Jaló el gatillo y la bala impactó en el hombro de Ana, quien soltó un grito de dolor y cayó al suelo entre su arma, la mía y pequeños charcos de sangre. Jerry se aproximó a ella y colocó su pie sobre su espalda, sometiéndola contra el suelo. Me levanté, tomé el arma de Ana y le apunté con ella. Jerry me hizo una señal y entonces corrí hacia el cuerpo de Alicia. Levanté su pálida corporalidad y me di cuenta que estaba muerta. Eso no era nada bueno, pues una muerte de improviso siempre trae otra certera consigo.


Jerry me miró y al no encontrar una respuesta alentadora en mi rostro tomó a Ana por el cabello y la arrastró fuera de la habitación hasta el pasillo. Tomé el machete e intenté seguirlos, pero al llegar a la puerta dos cuerpos me bloquearon la salida. Se trataba del cantinero y su ayudante. Me apuntaron con un machete cada uno y sonrieron como si fuera el día más feliz de su vida. Pensé en correr pero no tenía manera de evadirlos, a menos que saliera volando por la ventana. Solté el machete y levanté las manos en señal de rendición. Uno de ellos recogió mi arma mientras Ana entraba en la habitación.

– Te advertí que echarías a perder todo -dijo con una voz tranquila- te lo advertí. Amárrenlo.

Los hombres se acercaron a mi me tomaron por los brazos y me sometieron contra el suelo. El cantinero me amarró las manos y el otro colocó un pedazo de tela en mi boca. Revisaron mi ropa y confiscaron las pocas pertenencias que traía conmigo: celular, cartera y los mapas y fotos que encontré en el coche de Ana. Con sorpresa tomó los documentos y encendió un cigarro. Fumó unas cuantas veces, tiró los papeles al suelo y les prendió fuego. Cuando levanté la mirada encontré a Jerry, en las mismas condiciones que yo pero con una pistola apuntándole en la sien. Me miró y lo miré, no había nada más por hacer.

– Llévenlo con el doctor. Está bastante malherido y parece que necesitará la medicación que nunca quiso darle a su noviecita -le dijo Ana a los hombres que me amarraron. Estos me dejaron en el suelo y se llevaron a Jerry fuera de la habitación-. También te dije -me miró fijamente, mientras sacaba humo de su boca- que morirías aquí mismo… y así será.