Almas en Desgracia

 

Capítulo 6

 

[Poor Unfortunate Souls]

 

Siempre sentí rabia y una enorme impotencia al ver cómo se maltrataba a un animal sin motivo razonable. Llegué a llorar del coraje, pero nunca hice nada para evitar esos crueles actos. Tal vez por eso  el incidente del pozo fue toda una revelación para mí.

 

Bale y yo solíamos jugar en los lugares “prohibidos”, por así llamarlos: casas ajenas, cerca del dique (las personas se escandalizaban al vernos cerca de ahí después del accidente) y hasta en el pozo que se encontraba en un costado de la gran plaza. Era el pozo más maravilloso que conocí en mi vida. Mágico. Y eso que yo me resistía a creer en la magia. Pero a tan corta edad, qué más da…

 

A Bale le fascina contar la historia del forastero y la sangre azul. Juro que puedo escucharlo decir: “Una vez, llegó a la posada del pueblo un hombre que dijo venir de tierras lejanas…  Era un tanto extraño, misterioso, como un bandido… “. Era un forastero y eso era todo lo que debíamos saber. Pero los rumores corren más rápido que el viento, así que cuando el hombre pagó con monedas de oro en la pensión donde se hospedó por varios días, el pueblo no cabía de curiosidad. El oro no se veía por nuestro pueblo platero, así que ya lo imaginaran. El caos total.

 

El pozo era sumamente utilizado en época de sequía, por eso de la necesidad vital del ser humano por beber agua. Mi maravilloso pozo y sus dotes, las que atrajeron al forastero quien hasta quiso tenerlo. ¡Faltaba más!

 

“El forastero sintiéndose dueño del pozo,  comenzó a extraer el agua para rellenar cientos de frascos que traía consigo en una gran maleta”. Estoy seguro que mi amigo relataría. Ni él ni yo nos creíamos la escena. El agua del pozo mágico se estaba alejando. “¿Cómo sobrevivirían las criaturas mágicas que vivían ahí?”. Bale no tuve tiempo de responderse, pues entré en acción.

 

 

“Ande… lléveselo todo, deje a los demás sin agua y empápese con ella, llévesela en las botellas, ojalá y no se le rompan en su regreso a casa… ¡ANDE, LLÉNELAS!” grité hasta el cansancio, mientras el fulano me miraba con una sonrisa estúpida dibujada en el rostro. Al parecer nadie en el pueblo entendía lo que sucedía. Sólo mi amigo y yo sabíamos el peligro que corrían las criaturas que guardábamos ahí.

 

“Con los gritos de Corette, el hombre, desconcertado, retrocedió y tropezó con la maleta de las botellas estrellándose en el suelo sobre ellas. Los vidrios hicieron cortes en sus brazos y cara”, y aquí comenzó lo interesante: su sangre no era roja como la del promedio. Lo que chorreaba de su cuerpo era un líquido azul verdoso. Resultó ser un brujo. Y de los malos. Al parecer, las sirenas le contaron a Bale sobre todas las criaturas mágicas del mundo. La sangre azul no era buen presagio. Se venía lo peor.

 

El hombre se levantó y comenzó a recolectar sus botellas. “Son suficientes, por ahora. Pero volveré. No será la última vez que nos veamos, pequeña. Me debes varias botellas.”. Imagínense. ¿Yo? ¿Deberle algo a él? Pobrecillo, se me vuelvo a encontrar, le haré ver su suerte… ahora que soy más fuerte e ingeniosa, podré acabarlo en poco tiempo. Cuando echo a correr, pasó a mi lado y me susurró: “Pobre de ti, pobre de tu alma”. No se le volvió a ver por el pueblo de nuevo.

 

Le adelantaré un poco la historia del hombre gritón y resentido: se llamaba Urz y odiaba a los niños. Qué original. El agua mágica que mantenía vivos a los seres mágicos, podía rejuvenecer a aquel que la bebiera. ¡Bingo! Resulta que el pozo sí era mágico después de todo. Se los dije…

 

El día que me fui, me acerqué al pozo y arroje un pendiente de oro que mi abuelo me regalo. Esperaba que los animales lo cuidaran y se lo entregaran a Bale, ya que no quise ni tuve fuerzas para despedirme. Sólo hasta que estuve lejos, en la cima de  una montaña, pude mirar atrás y susurrarle al viento: “Te extrañaré”.

Autor: León Alberto

I Was Pandora... And Then I Got Over It.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s