More Drama, Please: 20±12

20±12

Más o menos, 2012, ¿no?

Ansiedad, felicidad, miedo, presión, ilusión-desilusión. Esto y más con la onda de los “propósitos” para el año que entra, que todos esperamos sea mil veces mejor que aquel que se va poco a poco.

 

¿Propósitos? El año pasado me propuse ser feliz ante la adversidad, pues fue una navidad bastante rara. También me propuse no tener miedo ante lo desconocido, lo nuevo. Problemas con eso también, pues sigo aferrándome a lo que conozco, a lo que estoy acostumbrado y me hace cierto bien.

 

¿Cómo me fue? Requete-intenso que estuvo el asunto. ¿Feliz? Claro. ¿Siempre? No mucho.

 

  Espero de verdad que no seas el amor de mi vida,
porque si lo eres, entonces ya te perdí y para siempre

 

El día que me resigné a ese asunto, fue lo que salió de mi boca frente a conocida estructura en Ciudad Satélite. Oops!

Con eso se puede resumir la mitad de mi año.

Aparte.

Fue un momento caótico, emocionado por el Monster Ball y en el momento en el que fui más feliz, me hicieron muy, muy infeliz. Pero el tiempo lo cura todo, “Forgive sound good, forget I’m not sure I could, they say time heals everything, but I’m still waiting”

 

¿Propósitos? Los propósitos se van al carajo, y no sólo los míos, los de todos: “ponerme a dieta”, y sigues frecuentando McDonald’s, las tacos de tu esquina favorita y la Casa de Toño. Please, people.

 

No hago propósitos por eso, todo cambia en un segundo. Oportunidades que tomas o se van. Con postre o sin postre. Fuerza de voluntad, ese ya es otro boleto.

 

¿Qué haré este mendigo año que promete ser diferente? Sonreír. Porque hasta cuando estás enfermo, puedes sonreír. Bailar. Porque hasta cuando no debo, lo estoy haciendo. Reír. Porque hasta en los momentos más tensos, una risa alivia el alma y al ambiente.

 

¿Qué más me queda?
Britney en hiatus, Gaga no podrá superar nunca el Monster Ball, y ni hablar de mi muy “Bad Romance”. Me aventé en ocho meses, los conciertos de mis pilares musicales. Bailé como loco, disfruté cada momento y eso es lo que puedo rescatar. Cumplo 22 en esta ocasión. Mis 21 rockearon, espero que mis 22 los superen por mucho. Aplausos.

 

Si alguien gusta rescatarme de mi supuesta locura y  auto-exilio, adelante. Se los agradeceré.

 

Odio la Navidad. Pero me fascina el tragadero y la bebedera que llegan con el “Año Nuevo”.

 

Ojalá todos tengan una buena fiesta a la que asistir, una buena familia a la que acudir, buenos amigos que te hagan reír en esta “época de reflexión”.

 

Mis mejores deseos. Si se acuerda de mí, gracias. Si es en inglés, mejor :]

 

@BtooBatuca

Autor: León Alberto

I Was Pandora... And Then I Got Over It.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s