Batuca Out Of The Box and Back To The Basics.

 

 

Nederlands: Metalen brug langs de IJzer in Fin...

Let’s go back to the beginning

Es difícil recordar el primer momento que le miré y no pude sino sonreír. Deben saber que suele provocar eso en mí. Lo que no podré olvidar es aquel “hola”, que acompañó al cruce de miradas entre nosotros. De nuevo una sonrisa en mi rostro. Ay, de mí…

“¡Lo vi de nuevo! ¡Al chico de cabello de hongo! Ya me sonríe y todo… ” Vaya que solía decirlo con ganas en aquel tiempo en el que ni su nombre sabía. Nunca imaginé que de pronto una foto en la inmensidad de la red me acercaría poco a poco a él.

Fiesta. Foto. OMG. Comentario. Él.

Ahí estaba exclamando que me conocía.

Ahí estaba yo con otra sonrisa.

Para qué negar que me gustaba. Y mucho. Para qué negar que hoy en día lo extraño. Y mucho.

The Path

No pasó mucho para que del comentario en la foto, comenzara un historial de conversaciones y mensajes coquetos, divertidos, que me permitieron conocerlo un poco más. Del historial surgió la necesidad de sabernos en carne y hueso, así es como lo recuerdo, quería conocerlo y parecía que él también quería.

Y así me encontré caminando junto a él, entre risas, miradas, personas, semáforos, automóviles… hasta llegar al puente. Después de esa ocasión, cada vez que pasaba por el puente me venía a la mente sus peculiares ojos que miraban acompañados de una sonrisa coqueta y de su mano jugando con mi cabello rizado. Música y la vida, no necesitaba nada más.

La historia de cómo me envolví en un sueño ideal con él es muy larga, pero involucra reuniones sociales con sus amigos, con los míos, con ese deseo mío de gustarle tanto como él a mí.

Blackout the satellite…

Luz de velas, plática intensa y tragos coquetos. Buena compañía. ¿Qué mejor? Lo tenía junto a mí. Lo sentía para mí, como no había sentido en un largo tiempo. Demostré lo mucho que me gustaba, me arriesgué y obtuve del destino, una mala jugada. Tuve mi Blue Valentine desde que me di cuenta que lo nuestro no podía ser, que las cartas no me favorecían, que no era para mí, que… cualquier excusa, por mala que fuera,  trate de creerme para dejar de pensar en mi futuro con él.

Esa leve luz que parecía encenderse cada vez que nos veíamos, platicábamos y reíamos, de pronto se extinguió para dejarme en un vacío del que aunque lo intentara, no podía salir, pues lo veía en los pasillos y mi mirada lo alcanzaba incluso cuando no quería mas que dejar de pensarle.

Otra historia dio inicio en su vida, mientras en la mía traté de eliminar recuerdos, pero me fue imposible al momento. Mi dotes sociales se volvieron contra mí, mis citas se volvieran una tortura, pues no dejaba de pensar en él. El tiempo, como buen aliado fue borrando de mi memoria esa fantasía que había creado para mí con todo y sonrisa coqueta.

I’m such a fool! I fell and very deep. Let’s hope that won’t happen again. Not with him… yeah, right.

Until you’re resting here with me

Es difícil recordar el primer momento en que lo miré y me dije “ya no siento eso por él”, obviamente sin olvidar esa sonrisa tan suya. Provocó tanto en mí y pensé que nunca más sería así, pues el destino que me dio una mala carta con él lo alejó paulatinamente para ayudarme a sanar. Ahora soy un fiel creyente de lo que algunos dicen: “Forgive sounds good, forget… I’m not sure I could, but time heals everything”.

Resistirme es imposible, porque su forma de ser me acaba, me puede, me tiene. Sonrío cuando lo veo, cuando me mira, cuando le pienso y hasta cuando me pongo agresivo con él. Y sólo con él. Música  y la vida. No necesitaría nada más.

De esas personas que encuentras una en mil, la encontré, la idealicé, la sufrí, la aluciné, la gocé y sonreí. Eso es lo que más me gusta, puedo sonreír por él y sin miedo digo que al estar conviviendo de nuevo, aunque sean pocos minutos, pocas horas y estemos a pocos kilómetros, yo lo quiero en mi vida, platónicamente, agresivamente, locamente, intensamente, virtualmente… pero sobre todo, lo quiero y lo tengo en mi mente por unos momentos aquel Enero, en el que mirábamos el horizonte desde un lugar bastante especial, al que nombré Nuestro Puente.

Le quiero de aquí, a ese puente. Sépanlo.

Autor: León Alberto

I Was Pandora... And Then I Got Over It.

1 thought on “Batuca Out Of The Box and Back To The Basics.”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s