RojoRojo

RojoRojo

 

Todos le miraban al pasar. Él podía oírlos reír, podía oírlos murmurar.

El mundo parecía reconocerlo por primera vez. No podían detenerse, querían mirar.

 

¿Era un loco? ¿Acaso de la cabeza estaba mal?
No era un payaso, no era un animal.

 

La vida le cambió al rojo, cuando el rojo llegó a su vida.

Se miraba rojo, respiraba rojo, quería rojo y el rojo le quería.

 

Por primera vez tuvo toda la atención, a donde iba causaba conmoción.

Los niños preguntaban, las madres se incomodaban mientras los padres conmocionaban.

 

Pudo ser cualquier color, pero el rojo fue el ganador.

No hubiese querido otra cosa, incluso cuando obtenía un tono de rosa.

 

El rojo siempre volvió, al menos por un tiempo.

Cada vez que se miraba al espejo, recibía el rojo como reflejo.

 

Muchos días de rojo, muchos días de luz.
Muchos días de rojo, the red, the white, the blue.

 

Todos los miraron al pasar. Él pudo oírlos reír, pudo oírlos murmurar.

El mundo lo olvido de nuevo, cuando encontraron a alguien más al que mirar.

 

Autor: León Alberto

I Was Pandora... And Then I Got Over It.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s