El regalo

28 octubre

 

Cuando descendió del vehículo lo hizo con la gracia de quien no acostumbra viajar en transporte público. Pensemos mejor en una limosina para él.

Su aroma fue una cosa totalmente ajena al ambiente. Todo el mundo reaccionó con una ligera aspiración en satisfacción al regalo que el hombre tan amable y consideradamente se dignó a obsequiarnos.

Gran copete y gran aroma para un vestir tan casual. Quizá era su día libre. Quizá era demasiado cool para seguir las normas. Quizá todo fue un error, el producto de mi imaginación ante el terrible cambio de horario. O el desayuno. O algo.

Autor: León Alberto

I Was Pandora... And Then I Got Over It.

1 thought on “El regalo”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s